La musicoterapia ayuda a controlar los problemas de comportamiento propios de la demencia

  • La Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y del Deporte Blanquerna (FPCEE) (Universidad Ramon LLull)  junto a la Universidad de Alabama, en colaboración con Sanitas, desarrollarán un estudio que valorará el impacto positivo de las terapias musicales musicoterapia en los niveles de cortisol, la hormona que regula los efectos del estrés
  • El tratamiento podría ayudar a reducir el peso de los fármacos que controlan los delirios, la agitación y la agresividad propia de las fases más avanzadas del alzhéimer y otras demencias

ImagenVarios estudios han demostrado la efectividad de la musicoterapia en el tratamiento de personas con Alzhéimer y otras demencias relacionadas. Sus efectos son especialmente beneficiosos en lo que se refiere a los problemas de comportamiento que suelen aparecer en las fases más avanzadas de la enfermedad, como delirios, agitación, ansiedad, apatía, irritabilidad, trastornos nocturnos y nutricionales o agresividad. Unas conductas que la práctica clínica actual suele abordar con fármacos y restricciones físicas, y cuya presencia en el tratamiento podría ser reducida gracias a la musicoterapia.

Sanitas, como experto en el cuidado de personas con demencia, colaborará en el estudio que desarrollan conjuntamente con la FPCEE Blanquerna y la Universidad de Alabama. El objetivo de dicha investigación consiste en observar los efectos de la musicoterapia en el comportamiento de las personas con demencia, en su funcionamiento cognitivo y en sus niveles de cortisol en saliva. Se  establecerá una comparativa entre ambas culturas

El cortisol es una hormona que ayuda a regular el estrés y cuyos niveles varían positivamente en aquellas personas sanas que se someten a sesiones de musicoterapia con regularidad, según demuestran varios estudios recientes. La mencionada investigación con la que Sanitas colabora busca demostrar que esta variación también se produce en personas con demencia, especialmente en sus fases más avanzadas.

De hecho, uno de los aspectos más relevantes del estudio es el perfil de sus participantes. Se trata de individuos con Alzhéimer y otras demencias en fases moderada y avanzada que residen en alguna unidad de demencia. Son precisamente estas personas las que mayores complicaciones cognitivas y más trastornos de comportamiento presentan.

Durante la investigación, los participantes se dividirán aleatoriamente en dos grupos, cuyas conclusiones serán analizadas comparativamente. Uno de ellos se someterá a dos sesiones semanales de 45 minutos de musicoterapia, en las que se utilizará su música preferida aplicada a través de diversas técnicas musicoterapéuticas que incluirán canciones, audiciones, movimientos e intervenciones rítmicas. Mientras, el otro grupo participará en lo que se conoce como sesiones de recreación/reminiscencia, que consisten en realizar actividades que ayudan a rememorar hechos y experiencias de la vida diaria propia de los años de adolescencia y juventud. Ambas sesiones tendrán lugar a lo largo de seis semanas y los análisis para medir el nivel de cortisol en saliva se recogerán en tres momentos durante el estudio. Las muestras se enviarán a la Universidad de Alabama para su análisis. Asimismo, en todas las sesiones se valora la percepción que los propios participantes tienen sobre su estado de ánimo.

Pedro Cano, responsable del programa de Demencia de Sanitas, explica que en los centros de Sanitas Residencial se llevan a cabo sesiones de musicoterapia con resultados muy beneficiosos para los mayores, independientemente de cuál sea su estado cognitivo: “Se trata de una actividad muy estimulante desde el punto de vista cognitivo que, además, les ayuda a mantener sus habilidades motoras y mejora notablemente su estado ánimo”. Del mismo modo, Cano señala que “desde Sanitas impulsamos la investigación y promoción de terapias no farmacológicas, y creamos centros libres de sujeciones como herramientas clave para el cuidado de nuestros residentes que padecen algún tipo de demencia”.

Directoras del proyecto

Este proyecto internacional cuenta con la dirección de las siguientes investigadoras:

-Dra. Carmen Solé, doctora en psicología y logopeda, profesora titular de Psicología de la FPCEE y responsable de las líneas de investigación de musicoterapia y vejez del grupo PSICOPERSONA.

-Dra. Melissa Mercadal-Brotons, doctora en Pedagogía Musical y musicoterapeuta, profesora titular de l’ESMUC, directora del Máster de Musicoterapia de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

 – Dra. Andrea M. Cevasco doctora en Psicología y musicoterapeuta, profesora asociada de la Universidad de Alabama

Las tres investigadoras acreditan una larga experiencia en los campos de la  investigación e intervención con personas con demencia. Son autoras de diversos libros y artículos en revistas científicas.

 Sanitas, que participa en esta investigación en calidad de institución colaboradora, es la compañía líder de servicios de salud y bienestar en España. Fundada en 1954, y con el objetivo de proporcionar vidas más largas, más sanas y más felices, la compañía se especializa en proveer productos y servicios adaptados a las necesidades reales que pueden surgir en cada etapa de la vida de las personas.