«

»

mar 18

Las personas mayores LGTB presentan mayor vulnerabilidad y riesgo social de exclusión

Pin It

mayores lgtbLas personas del colectivo LGTB de entre 45 y 64 años declara más a menudo sufrir ansiedad o depresión, según un estudio realizado por la Universidad de Barcelona (UB), que ha analizado a las personas LGTB de más de 50 años que viven en la capital catalana.

Según el estudio, que ha encuestado a 300 personas, el colectivo tiene como preocupación principal el empeoramiento de su salud (79,3 %) y la pérdida de independencia (74,8 %).

Los profesores del Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales de la UB Violeta Quiroga, José María Mesquida y Adela Boixadós, miembros también del Grupo de Investigación e Innovación en Trabajo Social (grit), presentaron ayer los resultados de la investigación ’50 + LGTB Personas mayores lesbianas, gays, transexuales y bisexuales en la ciudad de Barcelona’.

El objetivo del estudio era conocer el colectivo, identificar su perfil sociodemográfico, analizar las necesidades sociales, conocer sus redes de apoyo, su grado de satisfacción y expectativas en relación con los servicios sociales y sanitarios y reconocer las buenas y malas prácticas de intervención para sacar recomendaciones que puedan servir para mejorar la atención a estas personas.

Los resultados de la investigación, desarrollada entre septiembre de 2013 y julio de 2015 con el apoyo de la Fundación Enllaç y el Ayuntamiento de Barcelona, se han concretado en dos publicaciones.

La primera es un informe científico y la segunda es el libro ’50+ LGTB Relatos de vida’, que da voz en primera persona “a un grupo social bastante desconocido y heterogéneo”, siguiendo la técnica del relato de vida, enmarcada en el método biográfico, que tiene en cuenta la experiencia concreta y subjetiva de las personas para comprender su vertiente social.

Se trata del testimonio subjetivo de ocho personas de entre 54 y 86 años, que cuentan su vida, experiencias, creencias y visiones como reflejo de una época, de unas normas sociales y de unos valores compartidos con la comunidad de la que forman parte.

El estudio concluye que las personas LGTB mayores de 50 años de la ciudad de Barcelona han transitado desde el silencio provocado por una violencia y represión constante, hasta el orgullo propiciado por un entorno social y jurídico más favorable.

A pesar de la idea emergente de que las personas mayores del colectivo LGTB no tienen necesidades diferentes de las del resto de las personas mayores, la investigación pone de manifiesto algunas características que podrían conllevar unos niveles más altos de marginación entre el colectivo, como la mayor ausencia de hijos o la existencia de rupturas familiares más frecuentemente.

En especial, algunos grupos concretos del colectivo presentan aún más vulnerabilidad y riesgo social relacionado con situaciones especiales de exclusión.

El estudio apunta hacia las mujeres transexuales, los inmigrantes, los bisexuales o las personas con VIH como grupos especialmente frágiles.

Además de la salud y de la independencia, un segundo grupo de preocupaciones son la pérdida de salud mental o habilidad cognitiva (59,1 %) y la pérdida de movilidad (57 %).

En el apartado de la salud mental hay diferencias sensibles, sobre todo en la franja de edad de 45 a 64 años, en la que el colectivo LGTB declara más a menudo que sufre ansiedad o depresión, y la diferencia es mayor en cuanto a otros trastornos mentales.

Entre la población LGTB el porcentaje de las personas que utilizan las bibliotecas públicas y los equipamientos deportivos es el doble que entre la población general (49 % frente al 23,1 % y 44,9 % frente al 20 % , respectivamente).

A su vez, aumentan en 10 puntos las personas que utilizan los servicios sanitarios de atención primaria y en 5 puntos los usuarios de los servicios sociales básicos.

La tendencia se invierte en relación con los centros para personas mayores, en el que sólo el 6,2 % del colectivo LGTB se declara usuario, mientras que entre la población general de esa misma edad representa el 12 %.

Fuente: La Vanguardia.