Solo el 4,7% de las personas elegiría vivir en casa de sus hijos en caso de necesitar ayuda al llegar a la tercera edad

CuidadorEl informe ‘Primero las personas: Cuidar como nos gustaría ser cuidados/as’ muestra que solo el 4,7% de las casi 5.000 personas entrevistadas elegirían vivir en el hogar de algún hijo en caso de necesitar ayuda al llegar a la tercera edad.

El documento, elaborado por la Obra Social ‘la Caixa’, refleja que el 44,8% de los individuos encuestados, con edades por encima de los 18 años, preferirían vivir en su propio domicilio en caso de precisar de esta ayuda. El 29,3% apuestan por una residencia de mayores, mientras que el 5,4% optarían por un hogar adaptado.

En rueda de prensa, la directora de Matia Instituto Gerontológico, Mayte Sancho, subrayó que estos datos muestran un cambio de tendencia porque la opción de vivir con los hijos, que antes era “el modelo correcto”, ahora es “un dato a extinguir” y que solo se mantiene como opción predilecta entre las personas mayores de 80-85 años.

Según Sancho, esta variación responde a que España se acerca cada vez más a “los modos y maneras” de otros países, y que además hay una problemática muy habitual en España, que es que muchos jóvenes siguen viviendo con sus padres durante muchos años. “Pero ese modelo de que los hijos cuiden de los mayores ya no es deseado por ninguna de las dos partes, ni cuidadores ni cuidados”, añadió.

“El clásico modelo de reciprocidad respondía al ‘hoy yo te cuido, mañana tu me cuidas a mí‘, pero este modelo estaba sostenido fundamentalmente por la mujer, y cuando la mujer sale masivamente al mundo laboral y abandona el ámbito doméstico, este modelo se cae”, explicó Sancho.

CONSTATACIONES

El informe muestra otra serie de datos, como la previsión de que en el año 2050 se habrá duplicado el número de personas mayores de 65 años que hay ahora mismo y que la mitad de ellas tendrán más de 80 años. Además, en esa fecha se estima que habrá 172.000 personas mayores de 100 años, 13 veces más que en la actualidad.

Por este cambio demográfico y el aumento de la esperanza de vida, Sancho recordó que aunque el asunto del cuidado a las personas mayores dependientes “aún se dirime en la intimidad”, las dimensiones y la intensidad del cambio lo convierten “en un asunto de responsabilidad social”.

“El informe nos lleva a una serie de constataciones y nos invita a pedir a las personas que piensen en cómo van a vivir cuando sean mayores, porque esto va a condicionar cómo va a ser su nivel de dependencia”, señaló la directora científica.

Sancho indicó asimismo que este debate sobre el cuidado ha de “aflorar” en la sociedad para que las personas que tienen más necesidades sean también “las mejor informadas”. “Piense en la vejez y comuníquese con su entorno“, reclamó.

Fuente: www.teinteresa.es