La gestión de la residencia ‘Etxe Maitia’ desata la polémica entre gobierno local y PP

La residencia municipal ‘Etxe Maitia’ dejó de ofertar en el mes de julio el catering externo. Un proyecto enmarcado en un «servicio a la carta» que tenía como objetivo que los demandantes desde su domicilio pudieran acceder a prestaciones sin estar ingresados en la residencia y con el que los responsables municipales confiaban en aumentar los ingresos de un organismo autónomo «deficitario». La idea no encajó en las pretensiones de los actuales mandatarios y se suspendió. Sin embargo, hace unos días el delegado de Política Social, Asier Iragorri, adelantó que su departamento estudia la demanda existente para retomar el servicio de comidas, pero desde los Servicios Sociales, al considerar el anterior mal formulado y sin control.
En este clima de enfrentamiento la anterior presidenta de la residencia, Idoia López, acusó ayer al actual responsable de «no tener ni remota idea del proyecto de nuevos servicios residenciales» que tenía como fin cambiar el modelo «obsoleto» que en su opinión hoy rige las instalaciones y que exige un gasto excesivo para el Ayuntamiento.
En este sentido, la popular recordó que el catálogo que se comenzó a ofrecer no sólo incluía un servicio de comidas sino que convertía a la residencia «en un centro multiservicios con fisioterapeuta y actividades de estimulación». López reconoció, sin embargo, que «había cosas por mejorar como en cualquier proyecto piloto» y, de hecho, desveló que ya antes de acabar la legislatura hubo contactos con empresas privadas para financiar a los demandantes con menos recursos.