«Ayudar a las personas mayores». Por Catalina Hoffmann, presidenta Fundación Catalina Hoffmann y Grupo Vitalia

CatalinaNuestra sociedad, en los tiempos actuales, está sufriendo traumáticos cambios económicos y sociales. Nadie esperábamos pasar por este en pleno siglo XXI. Y han sido justo los mayores, los mismos que con esfuerzo y tesón nos llevaron a la sociedad de bienestar, los que ahora están manteniendo a sus hijos y nietos para poder salir adelante.

   Las pensiones de nuestros mayores, su capacidad de ahorro durante años, y su extrema generosidad, están salvando a nuestra sociedad en un momento tan complicado.

   Mientras todo esto ocurre, hay un sector de la tercera edad que se ha quedado atrás. Sus pensiones no contributivas, el escaso desarrollo económico de la Ley de Dependencia y la ayuda a cuentagotas de la Administración, les hacen quedar marginados económica y socialmente en una sociedad por la que lo dieron todo.

Por eso surgió la Fundación Catalina Hoffmann que presido y lleva mi nombre. Ayudar a los mayores, devolverles una pequeña parte de lo que ellos han hecho por nosotros, hacer en lo posible algo de justicia social con nuestros mayores con problemas en nuestra sociedad.

Las iniciativas que tiene en marcha la Fundación Catalina Hoffmann van dirigidas a mejorar la vida de las personas mayores más necesitadas. Entre ellas, destacan las siguientes:

– Proyecto Mercados: su objetivo es ayudar a nuestros mayores a transportar su compra diaria desde el mercado hasta su domicilio.

– Proyecto Mejoramos en Casa: para que los mayores sin recursos puedan beneficiarse de tratamientos especializados en su domicilio.

– Proyecto Transición Vital: para acompañar y apoyar a las personas de forma profesional y humana en sus últimos momentos de vida.

– Proyecto Biomarcadores: se trata de una investigación que se desarrolla en colaboración con el Hospital Ruber Internacional y la Universidad Camilo José Cela entre otros, con el objetivo de determinar los biomarcadores que condicionan el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

En los estudios demográficos nacionales e internacionales, todavía se sigue considerando al mayor a partir de los 65 años. Hoy, en sociedades avanzadas como la nuestra, al pensar en el sector de la tercera edad ni se nos ocurre ver el perfil de alguien que no alcanza ni tan siquiera los 70 años. Es más, hablamos de personas que probablemente tengan por delante 20 ó 30 años de vida.

En los últimos 30 años, la población de la tercera edad ha crecido un 90%, pero la cuarta edad –a partir de los 80– lo ha hecho en un 195%. Según las proyecciones demográficas del INE, España para el 2050 será uno de los países más viejos del mundo, con 12.800.000 personas que tendrán más de 65 años, el equivalente al 31,2% de su población total.

Todos juntos, desde la Administración y desde las iniciativas privadas, desde la sociedad y desde el particular, debemos concienciarnos que hubiera sido impensable avanzar en un momento tan complicado como el actual sin la ayuda de nuestros mayores. Por eso, hoy más que nunca, somos nosotros los que tenemos que apoyarles y no permitir que ninguno se quede atrás.

Catalina Hoffmann es presidenta de la Fundación Catalina Hoffmann y Grupo Vitalia.

Leer noticia.