El seguro de dependencia no consigue atraer clientes

gonzalez_defrutos_sanchez300Desde hace tiempo es obvio que la contratación de seguros de dependencia en términos absolutos no logra despegar. Ahora, un informe de ICEA hecho público por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa) repasa los resultados provisionales del sector a 31 de diciembre de 2013 y refleja que a finales del pasado año eran 21.724 las personas que mantenían contratado algún tipo de seguro de dependencia, lo que supone un incremento del 10,71 por ciento con respecto a los datos definitivos a cierre de 2012, cuando eran 19.622 los seguros contratados, si bien los datos provisionales a 31 de diciembre de 2012, publicados en febrero de 2013, registraron 20.667 seguros contratados. Esta fluctuación en los datos se debe, según han explicado a Redacción Médica fuentes del sector, a esa provisionalidad de los datos, que están sujetos a correcciones trimestrales a medida que las compañías van afinando sus números. En todo caso, este crecimiento interanual esconde un retroceso, ya que a cierre del tercer trimestre de 2013 el total de seguros de dependencia contratados ascendía a 22.243, según datos provisionales.

Por otra parte, el crecimiento en el número de asegurados se ve acompañado de un crecimiento en el total de provisiones técnicas. Así, a 31 de diciembre de 2013 se elevaban a 6,28 millones, frente a los 5,75 a 31 de diciembre de 2012. Sin embargo, de nuevo este incremento interanual contrasta con los resultados del tercer trimestre, cuando el total de provisiones técnicas ascendía a 7,3 millones de euros.

Pese a que cada vez son más las compañías aseguradoras que ofrecen este tipo de productos, lo cierto es que los clientes no terminan de decidirse por ellos. Un repaso a los datos de los últimos años muestra un techo que ha superado con dificultades los 22.000 seguros contratados para inmediatamente volver a perder ese máximo, lo que lo convierte en una figura prácticamente testimonial, si bien hay que tener en cuenta que este tipo de productos arrancaron tras la llegada de la Ley de Dependencia en 2006 y que su proliferación ha llegado en los últimos años.

En todo caso, desde hace tiempo se vienen debatiendo las razones por las que estos seguros de dependencia no consiguen captar el interés de los clientes, y aunque son variadas las opiniones, el sector coincide en que no se ha terminado de cerrar el capítulo normativo en este sentido, por lo que son numerosas las voces que han solicitado al Gobierno que desarrolle la legislación por la que debe regirse el seguro de dependencia, al tiempo que se ha pedido la desgravación fiscal de este tipo de seguro.

Leer noticia.