Farmacéuticos de Barcelona colaborarán en la detección de personas mayores en situación de soledad

projecte radars

Las farmacias de Barcelona se han incorporado al proyecto Radars del Ayuntamiento de Barcelona, que vela por las personas mayores que viven solas. La colaboración se ha formalizado con la firma de un convenio entre el Col·legi Oficial de Farmacèutics de Barcelona (COFB) y el Institut Municipal de Serveis Socials del consistorio, en un acto que se ha celebrado en el Ayuntamiento de Barcelona con la presencia de la teniente de alcalde de Calidad de Vida, Igualdad y Deportes, Maite Fandos, y del presidente del COFB, Jordi de Dalmases.
El convenio nace del interés mutuo del Consistorio y del Colegio de coordinarse para llevar a cabo actividades sociales en los respectivos campos de actuación, para hacer más eficaz la atención a diferentes sectores de población en la ciudad de Barcelona. En el caso del proyecto Radars, se ha considerado que los profesionales farmacéuticos son personas con un perfil idóneo para hacer las tareas que requiere éste, puesto que los farmacéuticos son, por un lado, agentes de salud, y por otro, vecinos integrados plenamente en el tejido social del entorno.
Para poner en marcha el proyecto, se han establecido tres modalidades de colaboración de los farmacéuticos: el «Radar básico», mediante el cual el farmacéutico podrá identificar y comunicar situaciones de riesgo relacionadas con la población diana, aconsejando y derivando a las personas a la red de Servicios Sociales vía telefónica o por correo electrónico para que los técnicos municipales validen el caso y exploren la gravedad de la situación; «Farmacias como espacio de mediación», donde el farmacéutico podrá interceder y hacer que la farmacia sea un punto de encuentro entre la persona mayor y los Servicios Sociales; y «Radar especializado», mediante el cual el farmacéutico puede complementar la tarea de los Servicios Sociales, trabajando en los casos en que se ha determinado que se necesita una actuación de cariz sanitario, como revisión de medicamentos, seguimiento farmacoterapéutico con dispositivos de dosificación personalizada, o educación sanitaria de la patología.

Un proyecto de acción comunitaria

El proyecto Radars es un proyecto de acción comunitaria en el que intervienen el Ayuntamiento de Barcelona, las entidades del Tercer Sector y la ciudadanía a título personal, para crear una red de prevención que busca evitar la exclusión y el aislamiento de las personas mayores que viven solas, sobre todo aquellas personas que no cuentan con una red socio-familiar estable que pueda cubrir sus necesidades sociales, de afecto y amistad y que pueden resultar invisibles a su entorno.
El proyecto nació en el barrio del Campo de’n Grassot, en Gràcia, y en julio de 2012, el área de Calidad de Vida, Igualdad y Deportes le dio un nuevo impulso al extender el proyecto a otros barrios de la ciudad. En la actualidad, funciona en nueve de los diez distritos de la ciudad y en 15 barrios de Barcelona.
Con el visto bueno de la persona mayor, se les ofrece iniciar un seguimiento a partir de una plataforma de seguimiento telefónico, creada desde el proyecto y que gestionan entidades de voluntarios de los propios barrios: Avismon (en Santa Caterina y Ciutat Vella), Casal can Castelló (en el barrio de Sant Gervasi Galvany), el aula de Extensión Universitaria (en el barrio de Sant Ramon i Maternitat), el Casal Joan Casanelles y la entidad “50 y más” (en los barrios del Hoyo y Camp del Arpa del Clot) y Cruz Roja (en los barrios de Camp de’n Grassot, Vila de Gràcia y El Coll).
La iniciativa se ha visto ayudada, además, con otra acción en la que participa Cruz Roja para la detección de personas mayores en situación de vulnerabilidad: el programa «Puerta a Puerta», en el que los voluntarios de la asociación hacen una prospección por barrio para detectar a personas mayores que viven solas y cuya situación las hace idóneas para ser usuarias del proyecto Radars.
La teniente de alcalde Maite Fandos ha explicado este jueves que, con el proyecto Radares, “conseguimos un aumento de la corresponsabilidad social verso los problemas que afectan a las personas más vulnerables de la comunidad, especialmente en momentos como el actual”, de forma que “trabajamos plegados para conseguir una sociedad más cohesionada e inclusiva, y en consecuencia, más fuerte ante los varios problemas y crisis que puedan aparecer”.

Leer noticia.