El programa “Sanitas Cuidado Activo” se ofrecerá en catorce centros de la red Sanitas residencial

  • Los centros de día contribuyen a mejorar el bienestar físico y mental de los mayores quienes, aparte de recibir supervisión médica continuada, participan en actividades que evitan el aislamiento social
  • Tres residencias de Madrid y Barcelona han desarrollado con éxito una prueba piloto de esta iniciativa, que se amplía a otros once centros a partir de marzo
  • El nuevo servicio de centros de día ofrece atención asistencial con flexibilidad horaria durante las 24 horas del día. 

sanitascuidadoactivo_principalLas personas mayores que asisten a centros de día experimentan los beneficios que esta práctica tiene sobre su bienestar físico y emocional. Tener a su alcance la supervisión de profesionales altamente cualificados y participar de forma continua en actividades que fomentan sus relaciones interpersonales repercute positivamente en su salud. Estas son algunas de las conclusiones arrojadas por “Sanitas Cuidado Activo”, un proyecto que, tras haber superado con éxito una fase piloto de tres meses, se implantará en catorce centros de la red de Sanitas Residencial.

A partir de este mes de marzo, los centros de Getafe (Madrid) La Moraleja (Madrid), Luz de Estella (Estella), Zaragoza, Altanova (Barcelona), Consell de Cent (Barcelona), Iradier (Barcelona), Les Corts (Barcelona), Sagrada Familia (Barcelona), Gerunda (Girona) y Tarragona ofrecerán entre sus servicios esta modalidad de centro de día. Se unen así a las tres residencias piloto en las que “Sanitas Cuidado Activo” lleva implantado desde el pasado diciembre: Las Rozas (Madrid), Bonaire (Barcelona) y Mirasierra (Madrid). En total, el número de plazas disponibles para este servicio asciende a 286.

La iniciativa “Cuidado Activo” permite a los mayores pasar parte del día en un centro residencial de Sanitas realizando ejercicios que les ayuden a afrontar la jornada con mayor optimismo, así como desarrollar actividades, juegos y excursiones basadas en el fomento de la interacción interpersonal, pero siempre adaptadas a las necesidades físicas y emocionales de cada persona.

Sanitas ofrecerá a los interesados la posibilidad de probar los servicios durante un día de manera completamente gratuita hasta el próximo 30 de mayo. A lo largo de esta jornada de prueba, los interesados y sus familias tendrán acceso a todas las prestaciones ofrecidas por Sanitas Residencial, entre las que se incluye la disponibilidad de un servicio de atención asistencial de calidad con flexibilidad horaria: diurno, nocturno o incluso por horas.

Además, los centros de Sanitas Residencial cuentan con diversidad de espacios para el desarrollo de actividades, como gimnasio, salas de estimulación sensorial, bibliotecas, piscinas, jardines, salas de cine, huertos urbanos, etc. Asimismo, cada centro dispone de cocinas propias para poder preparar menús adaptados a las necesidades de cada usuario y en las que también se realizan talleres gastronómicos para que los mayores compartan sus recetas favoritas con sus compañeros.

Según la Jefa de Experiencia del Cliente de Sanitas Residencial, Carmen Abelanet, “durante la prueba piloto, el programa Cuidado Activo ha puesto de manifiesto la dilatada experiencia de Sanitas en ayudar a las personas mayores a hacer más cómodo su día a día, manteniendo unos niveles saludables de actividad e interacción, lo cual repercute directamente en su bienestar físico y mental”.

Por su parte, el jefe de gestión asistencial de Sanitas Residencial, David Curto i Prieto, señala la relevancia de que este programa vaya expandiéndose y que a partir de este mes se ofrezca en catorce centros. “Esperamos poder seguir ampliando el número de residencias en las que Sanitas Cuidado Activo está disponible para las personas que lo deseen. Los beneficios que hemos visto en los residentes de los centros con estas características nos hace querer compartir estos beneficios con todos los residentes que nos sea posible”, añade.

La importancia de la implicación familiar

Desde Sanitas Residencial también apuntan la importancia del papel que juegan las familias en el cuidado de sus mayores. Por ello, los centros buscan implicar a los familiares en la vida que se desarrolla dentro de cada centro a través de diversas iniciativas, como su participación en algunos de los eventos y actividades organizadas. Además, periódicamente, se les hace llegar un informe se seguimiento sobre la evolución médica del usuario y las actividades en las que este ha participado.

El actual ritmo de vida de las personas hace que cada vez sea más necesario optar por este tipo de recursos y servicios. Es habitual que el cuidado de un mayor se complique y genere una importante carga de trabajo, tanto física como emocional, lo cual puede acabar repercutiendo en las relaciones familiares y en la salud de los diferentes miembros de la casa.

Sin embargo, muchas familias todavía desconocen los beneficios positivos que tiene para los mayores desarrollar parte de su día a día en un entorno especialmente pensado para ellos. Cuando una persona llega a mayor, su actividad se reduce cada vez más en un entorno familiar en el que existe escaso contacto con personas que están en sus mismas circunstancias y necesidades. En esas circunstancias, es habitual que sufran aislamiento social o que experimenten el deterioro de habilidades físicas y cognitivas al no realizar actividades más adecuadas a sus necesidades.

www.sanitas.es