Las terapias no farmacológicas, la implicación familiar y una atención centrada en la persona, claves en el tratamiento de la demencia

  • Profesionales del sector sociosanitario se dan cita en Salamanca para debatir sobre el cuidado de las personas que padecen alzhéimer y otros tipos de deterioro cognitivo, un problema que el año pasado afectó a más de 800.000 personas en España
  • El acto ha contado con la intervención del profesor Graham Stokes, director de Demencia de Bupa y reconocido experto internacional, quien ha expuesto los beneficios de una atención centrada en la persona

GrahamMás de 150 personas han participado hoy en la jornada ‘Perspectivas del Cuidado de Pacientes con alzhéimer’, organizada en Salamanca por Sanitas y la Fundación General Universidad de Salamanca. El evento, que ha reunido a destacados expertos del sector sociosanitario a nivel nacional e internacional, ha estado centrado en las claves para abordar de manera satisfactoria el tratamiento de personas con deterioro cognitivo, tanto desde el punto de vista clínico, como desde una perspectiva más social y familiar.

En esta sentido, Graham Stokes, director de Demencia de Bupa (grupo multinacional al que pertenece Sanitas), ha destacado la importancia de que los pacientes con alzhéimer reciban una atención centrada en la persona. Stokes ha señalado que “el envejecimiento de la población a nivel mundial es el mayor factor de riesgo para la demencia” y ha insistido en que “no solo se trata de cuidar a personas cuyos cerebros están dañados por una demencia, sino que se trata de cuidar de personas que no saben que necesitan que las cuiden”. Por último, el doctor Stokes ha recalcado que en Bupa y en Sanitas “no trabajamos con patologías, trabajamos con personas”.

Graham Stokes cuenta con una experiencia de más de 25 años en el campo del cuidado de la demencia, tanto desde una perspectiva práctica como desde el enfoque de las políticas públicas. De hecho, aparte de supervisar y coordinar todo el trabajo que realiza Bupa en materia de deterioro cognitivo a nivel global, también ha participado activamente en el diseño de una Estrategia Nacional de Demencia para Inglaterra y en la elaboración de la Declaración Nacional de Demencia de Reino Unido.

En la jornada han intervenido además otros expertos, cuyos testimonios han ayudado a completar la fotografía sobre el estado actual de los tratamientos para la demencia.  Esther Serrano Monroy, psicóloga de AFA Salamanca, se ha centrado en explicar el papel que juegan los familiares en el cuidado de personas con alzhéimer. Posteriormente, la musicoterapeuta y trabajadora social del Centro de Referencia Estatal (CRE) Alzhéimer de Salamanca, Esther García Mateos, ha compartido su experiencia en el uso de tratamientos no farmacológicos destacando los efectos beneficiales que estos tienen en el día a día de los pacientes con deterioro cognitivo.

David Curto, jefe de Gestión Asistencial de Sanitas Residencial, también ha realizado una de las ponencias programadas para la jornada, en la que ha expuesto el trabajo que la compañía realiza en materia de demencia. Durante su intervención, Curto ha destacado que “el alzhéimer es un importante motivo de preocupación en la sociedad actual por diversos motivos: afecta emocional y económicamente a las familias y, sobre todo, porque a día de hoy es una enfermedad incurable. Por eso, en Sanitas Residencial hemos puesto un especial énfasis en escuchar a las personas con demencia y a sus familias, y en atender sus necesidades”. Este énfasis, se traduce, según el doctor Curto, en el desarrollo de extensos programa para atender a las familias, a los residentes con alzhéimer, y para concienciar a la sociedad sobre la importancia de desarrollar un Plan Nacional de Demencia.

La presentación de la jornada ha corrido a cargo de Óscar González, director de la Fundación General de la Universidad de Salamanca. Durante su intervención, González ha destacado la implicación de esta entidad desde el proyecto Espacio Transfronterizo sobre Envejecimiento, cuyo objetivo es aportar una visión integradora y hacer un esfuerzo conjunto en la identificación de modelos que permitan una mejor calidad de vida para las personas mayores y sus cuidadores.

Comprometidos con un problema en aumento

Sanitas es una compañía que mantiene un firme compromiso con este problema, cuya incidencia en la sociedad está aumentando año a año a un ritmo considerable. En 2013, el número de casos directos en España superó los 800.000 e, incluyendo a familiares y cuidadores, el total de afectados ascendió hasta los 3,5 millones de personas, según el estudio ‘El iceberg de la demencia’, elaborado por la compañía.

A nivel global los datos no son más alentadores. Más de 35 millones de personas sufren hoy en día los efectos del alzhéimer y otras demencias relacionadas, lo que implica unos costes asistenciales y de apoyo que ya superan los 435.000 millones de euros. Además, los expertos consideran que estas cifras podrían duplicarse para 2030 y alcanzar los 115 millones a partir de 2050. Consciente de esta situación, Sanitas colabora estrechamente con diferentes organismos y entidades del mundo científico, académico y operativo.

En marzo de 2014, la compañía presentó el informe “Cómo implementar un plan nacional de demencia: Ideas y recomendaciones”, elaborado por Sanitas y Bupa, y la Alzheimer’s Disease International (ADI), con el objetivo de ofrecer el apoyo y las herramientas necesarias a los responsables políticos de nuestro país para poder afrontar el desafío de salud pública y social que supone la demencia.  Asimismo, Sanitas Residencial cuenta con una red de 41 centros en los que ponen en práctica diferentes programas que no solo tienen el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas con demencia, sino, también, de fomentar en envejecimiento activo como forma de prevención.