El Parlamento de Navarra muestra su «compromiso» con los derechos de las personas mayores

Parlamento NavarroRepresentantes de la Sociedad Navarra de Geriatría y Gerontología (SNGG) han presentado este viernes a la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, y a los representantes de los grupos parlamentarios la Declaración de Pamplona sobre los derechos de las personas mayores.

Esta declaración, que ha surgido con motivo de la celebración en 2016 del XXV aniversario de la fundación de la SNGG, recoge los derechos de las personas mayores, «conscientes del aumento de la esperanza de vida de las personas y de los consiguientes retos, oportunidades y dificultades que el fenómeno del envejecimiento comporta».

El documento está basado en declaraciones de distintos organismos internacionales como la ONU o la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como en conclusiones de congresos específicos y en la experiencia profesional de los miembros de la SNGG.

Con la Declaración de Pamplona se ha pretendido «dar un toque de atención que estimule el conocimiento, el debate público, la toma de conciencia y la adopción de medidas que contribuyan a mejorar la situación de las personas en su proceso de envejecimiento». En este sentido, el Parlamento foral ha expresado su «compromiso» con los derechos de las personas mayores.

Especializada en atención a personas mayores, la SNGG ha cumplido 25 años de existencia, y se ha convertido en una referencia a nivel estatal en cuanto a trabajos en el mundo de geriatría y gerontología, ha destacado el Parlamento navarro en un comunicado.

Al encuentro, presidido por Ainhoa Aznárez, han asistido Begoña Ganuza (UPN), Isabel Aranburu, Koldo Martínez (Geroa Bai), Asun Fernández de Garaialde, Bakartxo Ruiz (EH Bildu), Tere Sáez, Fanny Carrillo (Podemos) y Nuria Medina (PSN).

Por su parte, la Sociedad Navarra de Geriatría y Gerontología ha estado representada por Francisco Úriz, presidente, Camino Oslé, vicepresidenta, Juan Francisco Jerez, secretario, y Álvaro Casas, presidente de la Sociedad Española de Medicina Geriátrica (SEMEG).

Fuente: La Vanguardia