8 de marzo, Día Internacional de la mujer trabajadora

Los Llanos VitalEl Día Internacional de la mujer trabajadora es una fecha especial en Los Llanos Vital. El 93% de la plantilla de esta empresa de Alpedrete está formada por mujeres y cada año se celebra este día de una forma diferente.

Al frente de la Residencia y Centro de Día Los Llanos Vital se encuentra un equipo de mujeres plenamente entregado a su trabajo, pero es más, el 93% de la plantilla de esta empresa (de cerca de 70 trabajadores) situada en plena sierra madrileña está formada por mujeres.

Una empresa en la que las mujeres ganan por mayoría

Pero ¿por qué tantas mujeres en Los Llanos Vital? La respuesta es sencilla, como afirma su directora, Esther García Galbeño “simplemente es un sector en el que hay una mayor presencia femenina que masculina”. Y es algo que viene de lejos, los trabajos sociales, de atención, de cuidados, sanitarios han sido desempeñados históricamente por mujeres en su mayoría, ya fueran remunerados o no. Hoy en día, en unos casos se han profesionalizado, como es el caso de las gerocultoras, cocineras, limpiadoras, pasando a profesionalizarse y remunerarse y accediendo al mercado de trabajo y, en otros casos, han dado paso a la incorporación mayoritaria de las mujeres a trabajos ya profesionalizados, como es el caso de médicos, fisioterapeutas, terapeutas, etc.

Reflexiones sobre el Día de la Mujer.

Las mujeres ganan por mayoría en presencia esta empresa de Alpedrete, tanto en plantilla como en número de residentes y usuarios de su Centro de Día, así que es imposible que una celebración como esta se pase por alto.

Cada año buscamos un pequeño detalle para ponerle una guinda de color a este día especial para la mujer. Y en esta ocasión nos hemos decantado por una actividad abierta a todos los que quieran compartirla con nosotros. Pondremos a disposición de todo aquel que pise el Centro unas tiras de colores en las que les invitaremos a escribir una frase, un pensamiento, una reflexión sobre el día de la mujer.

Estas reflexiones, junto a las de nuestros residentes y trabajadores, se irán encadenando unas a otras y colgando en las paredes la Residencia y Centro de Día Los Llanos Vital para acompañarnos durante toda la jornada.

Ventajas de tener una plantilla formada por una mayoría de mujeres.

Que la mayor parte de la plantilla esté formada por mujeres aporta ventajas a la hora de trabajar, por ejemplo, la complicidad que se establece entre ellas, al tener una sensibilidad similar hacia determinadas situaciones, la respuesta suele ser conjunta.

“La forma de trabajar en los Llanos no tiene nada que ver con la de otros centros. Somos más equipo. Estamos todas y siempre nos echamos una mano” afirma Montse Martín, auxiliar de enfermería de Los Llanos Vital.

Además, las mujeres trabajadoras siguen manteniendo el roll de principales cuidadores informales, como madres, como cocineras, como hijas… por lo que la empatía con las situaciones que a nivel profesional se presentan en el trabajo, es probablemente mayor a nivel general que la que puedan tener la mayoría de los hombres.

El crecimiento profesional de la mujer debe serlo en muchas áreas a la vez, frente al trabajo masculino que en general implica un crecimiento más lineal en menos áreas, más monográfico.

¿Cuál es el secreto de su éxito?

Las cosas funcionan en Los Llanos Vital con tantas mujeres. Una prueba de ello es que el 95% de su plantilla es fija. La dirección del Centro ha sabido aprovechar los valores que cada uno aporta a su puesto de trabajo y adaptar el puesto de trabajo a esa persona. Adaptando los puestos de trabajo a las personas el engranaje puede funcionar al final porque lo que uno tiene de más el otro tiene de menos y lo que uno tiene de menos el otro lo tiene de más.

Esto unido a la formación que se da en el Centro, al intentar adaptarse a las necesidades familiares y personales que cada uno tiene, a intentar cuidar a los integrantes del equipo, hace que las personas que trabajan en Los Llanos Vital se sientan valoradas, satisfechas y motivadas con su trabajo.
.
Su directora lo tiene claro “aquí no hay puestos de trabajo, hay puestos de personas”.