«

»

sep 12

El hurancán Irma se ceba en Florida, el estado más envejecido de USA

Pin It

JUBILADO FLORIDAPor décadas, la gente mayor ha ido a jubilarse o pasar sus últimos días en este estado del sur. Hoy, las mismas aguas cálidas que los atrajeron presentan una amenaza histórica: Irma, un huracán devastador.

Por su clima cálido y sus playas, por muchos años Florida ha atraído a jubilados y a los llamadossnowbirds, gente mayor que vive en el norte en el verano y baja a Florida huyendo del frío en el invierno. Pero la otra cara de este refugio tropical son unas aguas cálidas que alimentan tormentas como Irma, el mostruoso huracán cuya trayectoria incluye todo el estado de Florida, y una población mayor especialmente vulnerable a los impactos catastróficos que puede traer esta tormenta.

Se estima que Irma toque tierras de la Florida el sábado en la noche y que traiga consigo vientos de hasta 160 mph e inundaciones de hasta 10 pies en áreas de los cayos y los condados de Miami-Dade o Collie. Eric Silagy, el CEO de la compañía de electricidad de la Florida, Florida Power and Light Co., dijo en una conferencia de prensa que las interrupciones de electricidad pueden afectar a unos 9 millones de personas. Tras el infame huracán Andrew en 1992, el más destructivo en la historia del estado (hasta ahora), cientos de miles de personas perdieron electricidad por semanas.

Esto en el caso de las poblaciones de adultos mayores, quienes necesitan máquinas de oxígeno, de diálisis, aire acondicionado, refrigeración para comida y medicina, entre otras, puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

En Florida, este es un tema de particular atención.

“En todas las medidas, Florida es el estado más viejo del país”, según el Centro de Investigación Pew: más de 19% de la población del estado, unos 4 millones de personas, tiene 65 años o más, el porcentaje más alto de EEUU. De los cinco condados con más población mayor de 65, tres están en Florida. El condado de Sumter, al oeste de Orlando, es el único condado de EEUU donde más de la mitad de la población (53%) tienen 65 o más.

Según un informe de los Institutos Nacionales de Salud sobre el Perfil de la Población Mayor del Condado de Miami-Dade, “la distribución de edades de sus residentes, en conjunto con un cambio mayor en las principales causas de muerte en todos los grupos de edades, desde enfermedades agudas hasta enfermedades crónicas, crea retos de cuidado de salud sin precedentes para el estado”. Quienes tendrán que sobrellevar gran parte de esos retos, potenciados por el impacto de Irma, serán las residencias para adultos mayores.

Unas 73,000 personas viven en las 683 residencias para adultos mayores licenciadas por el estado, según la Agencia de Administración de Salud. Muchas de estas residencias del sur de Florida (los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach) de por sí tienen instalaciones u operaciones con problemas, desde hace años. Esto, una vez que llega un desastre como Irma, puede ser letal.

En un ranking que los Centros de Medicare y Medicaid de EEUU armaron con datos de 2016 del Departamento de Salud y Servicios Humanos, de 145 residencias en el sur de Florida 10 tenían una calificación de uno, el número más bajo posible, de uno a cinco. Según una investigación del Miami Herald,, “una de cada cinco residencias para ancianos están en la lista de alerta de instalaciones marginales”, y “en Miami-Dade, una de cada tres residencias tiene problemas. En el 2015 solamente, casi 50 residencias fueron añadidas a la lista”.

Aún bajo ese sombrío panorama, en muchos casos, estas instalaciones suelen ser los sitios más seguros para personas de edad, le dijo a Univision Noticias Kristen Knapp, directora de comunicaciones de la Asociación de Cuidado de la Salud de Florida, o FHCA, por sus siglas en inglés, la cual representa a 82% de las residencias de ancianos del estado.

Ya que ya están equipados y entrenados para todo tipo de situaciones de emergencia y también tienen años de experiencia con huracanes, pueden estar muy bien preparados para una catástrofe.

El huracán Andrew en 1992, y luego ocho tormentas mayores en 2004 y 2005, incluyendo los huracanes Rita y Wilma, “fueron los catalizadores para construir nuevas herramientas y recursos para los centros de cuidado de largo plazo”, dijo Knapp vía un email a la prensa. Más recientemente, los huracanes Hermine y Matthew en 2016 dejaron sin electricidad a miles, evacuaciones y $1,590 millones de dólares en daños, y Knapp dice que “las lecciones de esas tormentas se han aprendido y aplicado”.

A todas las residencias para ancianos del estado se les requiere por ley tener un plan de preparación para emergencias aprobado por las autoridades locales, le explicó Knapp a Univision, y la FHCA está teniendo llamadas todos los días a las 11 am. a las que se unen sus miembros para recibir actualizaciones e información vital de la Agencia de Administración de Cuidado de la Salud, el Departamento de Salud, Función de Soporte de Emergencia y otros miembros.

Evacuaciones, más complejas que de costumbre

Las evacuaciones por Irma son ahora las más grandes de la historia de EEUU: 5.6 millones de personas tienen evacuación obligatoria. El gobernador Rick Scott dijo el jueves en la tarde que toda la Florida, un estado de 21 millones de personas, debería estar preparado para evacuar.

Hasta el viernes en la mañana, al menos 24 ancianatos y 108 instalaciones de vivienda asistida habían sido evacuadas, explicó Knapp, y cuáles son evacuadas depende de lo que indiquen las autoridades locales.

En caso de que una residencia tenga que evacuar, toda la red de ancianatos se activa: quien necesite evacuar se comunica con una residencia que tenga el espacio y equipos necesarios para albergar ese número de pacientes.

“Un ancianato típico tiene 120 camas, pero no todas están ocupadas, así que se pueden acomodar los residentes como mejor convenga, y hay múltiples centros con espacio”, dijo Knapp. Además, Alabama, Georgia y Mississippi le ofrecieron asistencia y camas vacías a la FHCA en caso de ser necesario.

Uno de los retos logísticos para estos centros son las medicinas, prescripciones y recetas. Cada instalación tiene instrucciones de preparar de siete a 10 días de medicina, oxígeno y otras necesidades médicas para cada residente, explicó Knapp. Cada sitio empaca la medicina, junto con pedidos y prescripciones, y los manda con cada residente en caso de una evacuación. El staff de cada residencia también viaja junto con sus pacientes en caso de evacuación.

Cuánto pueden durar los residentes de ancianatos sin medicina depende de cada caso y cada medicina, pero según la FHCA, el Departamento de Seguros y Medicaid de la Florida anuló el límite de tiempo normalmente impuesto para rellenar medicinas durante el impacto de Irma. Así, cada residente puede tener suficiente medicina para aguantar la tormenta sin importar cuándo fue la última vez que se rellenó.

Dejárselo todo al mar

Algunas instalaciones para vivienda asistida no tenían otra opción más que evacuar y esperar a ver qué, si algo, queda después de la tormenta.

South Pointe Plaza Rehabilitation & Nursing Center, un ancianato en la punta sur de South Beach, a dos cuadras de la playa, evacuó a todos sus 185 residentes a la mañana del jueves, le contó a Univision Noticias su administradora, Rachel Schuster.

“Básicamente tuvimos que mudar nuestra operación completa a otra locación”, dijo Schuster. “Movimos nuestros equipos básicos, equipos de emergencia, colchones, comida, artículos personales, ropa de cama – todo lo que usamos para operar”.

Evacuaron a instalaciones hermanas en zonas que no tenían evacuación obligatoria dentro del condado de Miami-Dade, dijo Schuster. Mientras que varios oficiales del Departamento de Bomberos de Miami Beach monitorearon la operación, los residentes eran evacuados en ambulancias que no son usadas en emergencias y buses de la Plaza Health Network, una red de siete ancianatos “que están trabajando 24 horas para asegurar a sus pacientes”, añadió la administradora.

El jueves en la noche, Schuster y su equipo también planeaban dejar las instalaciones.

Las personas que tengan familiares en una residencia y no hayan recibido comunicación de esta, deberían llamar a la instalación hasta que le contesten, recomienda Knapp, porque puede que estén en medio de una evacuación.

Fuente: univision NOTICIAS