Bienestar Social debe a Adis el 25% del presupuesto de un año de esta asociación

La Asociación de Discapacitados Adis Vega Baja tendrá que plantearse dejar de prestar servicios si la deuda que mantienen con este colectivo diversas administraciones públicas sigue en aumento. La presidenta de Adis, Josefina Valero, dio cuenta ayer de la cuenta que la Conselleria de Bienestar Social tiene con la asociación, un departamento que ni siquiera tiene reconocido a este colectivo como centro pese a que lleva 14 años en funcionamiento «porque para ellos los niños de 4 a 18 años no existen». De un presupuesto que se acerca a los 300.000 euros Bienestar Social tiene una deuda de 72.000 por actividades realizadas, pagadas y justificadas por la asociación y que todavía no ha cobrado, lo que supone prácticamente la cuarta parte del dinero que Adis necesita para pasar el año.
Josefina Valero explicó que todavía no han cobrado 32.000 euros del Programa de Formación Profesional Inicial que celebra su segundo curso sin que se haya renovado el acuerdo para repetirlo, con lo que los chavales que estaban esperando para recibir esta formación se han quedado en sus casas en el caso de que no hayan podido integrarse en un grupo normalizado. Asimismo se les debe otros 17.000 euros correspondientes a la contratación de cuatro trabajadores del Servef para cuatro años y otros 23.000 del campamento de verano que los niños tienen subvencionado en un 50%. «A día de hoy no hemos recibido ni el 40% del total que tenían que haber mandado», se lamenta Valero, quien entiende que la situación económica es crítica para todos «pero lo es más para estas personas que conllevan unos gastos y que no tienen apoyo».
La presidenta de Adis aprovechó para hacer un repaso de la merma en los ingresos de los discapacitados ocasionada por los recortes en las administraciones. Así, relató que cuando escuchó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, decir que «la dependencia iba a tener una minorización del 17% en sus subvenciones mientras que su gobierno se iba a descontar del 5% me indigné como representante de una asociación de discapacitados». Pasando esas cifras al plano de lo que recibe cada discapacitado supone reducir ese porcentaje de pensiones de entre 350 y 500 euros, «a lo que se suma que en la Comunidad Valenciana se quita el seguro a los cuidadores de 170 euros al mes».
En todo caso Valero aseguró que esas pensiones no se reciben desde el mes de julio pasado «y hay mucha gente que ha tenido que dejar de trabajar para cuidar a sus hijos». Respecto a la atención temprana, hace un año que acudieron a Valencia para hablar con la directora general y decir que había niños en lista de espera que no podían recibir esta atención, «nos dijeron que en la Vega Baja había habilitadas 130 plazas para atender a 300 usuarios, por lo que a día de hoy la situación es peor, ya que todos los niños nacidos en este tiempo, menos los de Orihuela y Callosa que si que reciben la atención, no tienen este servicio».
Ante esta situación Adis recurrió a la Sindicatura de Agravios «que nos dice que ha mandado cartas a la Conselleria de Bienestar Social para que informe, pero que no contestan». A todo ello añadió Valero la deuda que también tiene el Ayuntamiento, aunque puntualizó que le consta que tanto el alcalde como el concejal de Bienestar Social «están intentando que se pague lo que hay pendiente». No obstante la presidenta de Adis calificó esta situación de «caótica», porque afirmó que se le ha mareado desde principio de año con el pago del 20% del dinero correspondiente al convenio del año pasado y el 40% del transporte al centro de Albatera. «En mayo nos dijeron que no se podía pagar hasta que no tuvieran los remanentes, y aún está sin cobrar».
En lo que se refiere a la Concejalía de Sanidad Adis tiene pendiente el cobro de ayudas de los años 2010 y 2011 que según la presidente se justificaron en su momento «nos dijeron que en enero y luego que no había nada. Este año fuimos varias veces y nos dijeron que iban a sacar convocatorias y ésta se hizo el Lunes Santo. Llegamos tarde y nos dijeron que aunque no había entrado en plazo iban a hacer el esfuerzo de incluirnos, pero a principios de octubre el concejal me preguntó que si es que teníamos algo, no lo sabía». A juicio de Josefina Valero «parece que se está jugando con las personas discapacitadas».