ONCE reivindica el uso del Braille aplicado a las nuevas tecnologías

Braille La ONCE ha reivindicado el uso del Braille aplicado a las nuevas tecnologías como herramienta de integración social y cultural y como elemento para dotar de autonomía a las personas ciegas, con motivo de la conmemoración este viernes 4 de enero del Día Mundial del Braille.

   De esta forma, la organización ensalza el sistema Braille de ‘lecto-escritura en relieve’ que permite a las personas ciegas desarrollar tareas como votar en secreto o reconocer los medicamentos. Además, ha subrayado que gracias al Braille las personas ciegas pueden utilizar medios informáticos, que «les abren múltiples posibilidades laborales, de educación o de ocio».

Además, ha recordado que este sistema de escritura ya no aparece solo en papel, sino que se encuentra también en ‘líneas Braille’, es decir periféricos que transforman en caracteres Braille la información contenida en las pantallas de los ordenadores, las impresoras personales o los anotadores digitales –que pueden también proporcionar la información en voz sintética–.

Para impulsar este sistema, la ONCE creó la Comisión Braille Española, se trata de un órgano que ostenta la máxima autoridad en España para la fijación de normas de uso y el desarrollo del método de lecto-escritura. También se encarga de la simbología en relieve y del color aplicable a láminas o a cualquier otro producto utilizable por las personas ciegas y deficientes visuales.

Por otro lado, esta Comisión ha aprobado una signografía para la representación en Braille de estructuras químicas bidimensionales y un documento donde se recogen las directrices para la confección de planos de planta que sean accesibles para las personas con discapacidad visual. Además, está llevando a cabo la elaboración de un nuevo Código Matemático Unificado, conjuntamente con los países de Latinoamérica; la confección de directrices para la elaboración de mapas físicos en relieve, Braille y macrocaracteres; así como normas de adaptación de métodos de aprendizaje de idiomas, según ha informado la organización.

Por último, la Once ha destacado que ha llevado a cabo la «modernización» de la producción bibliográfica en Braille, lo que ha permitido, a su juicio, «aumentar el número de publicaciones adaptadas y acortar los tiempos en que los afiliados tenían a su disposición los textos que precisan para llevar a cabo su formación educativa, su labor profesional o para acceder a la cultura».

Leer noticia.