Más del 20% de personas mayores de 60 años sufre algún trastorno mental o neurológico

demenciaMás del 20% de las personas mayores de 60 años sufre algún trastorno mental o neurológico, sin contar las cefaleas, una proporción que aumentará en los próximos años porque se espera que hasta el año 2050 el número de mayores de 80 años se cuadruplicará.

Esta es una de las advertencias que han hecho hoy miércoles los expertos que participan en la primera jornada del simposio Impact of Ageing on Mental Health and Well-being que, organizado por B.Debate, el Parque Sanitario Sant Joan de Déu y la Fundación de Investigación Sant Joan de Déu, se celebra hasta mañana en el CosmoCaixa de Barcelona.

Los expertos debaten hoy y mañana los principales factores que intervienen en la salud mental y el bienestar durante el período de envejecimiento, las estrategias de prevención y de gestión para mejorar la calidad de vida de este grupo de población y el impacto económico y social que generan.

Según la Organización Mundial de la Salud, entre los años 2000 y 2050 la proporción de los habitantes del planeta mayores de 60 años se duplicará en todo el mundo, pasando del 11 al 22%.

En números absolutos, este grupo de edad pasará de 605 a 2.000 millones de personas en el transcurso de medio siglo y, por primera vez en la historia, la mayoría de los adultos de mediana edad tendrá a sus padres vivos.

Tras constatar que más del 20% de las personas mayores de 60 años de edad sufren algún trastorno mental o neurológico (sin contar los que se manifiestan por cefalea) y que el 6,6% de la discapacidad en esta franja de edad se atribuye a trastornos mentales y del sistema nervioso, los psiquiatras han indicado que la demencia y la depresión son los trastornos más comunes en esta edad.

Los especialistas no se han puesto de acuerdo en cuáles son los mecanismos responsables de los problemas de salud mental y bienestar en este tipo de población, ya que estos no sólo se asocian al proceso de envejecimiento.

Según los gerontólogos, otros factores externos presentes en este grupo de población son también responsables de este impacto, como la situación económica o determinantes sociales.

Lo que sí ha puesto de acuerdo a todos los asistentes es la necesidad de ejercitar un envejecimiento saludable, que se inicia con los hábitos saludables antes de entrar en la vejez.

Leer noticia.