Ropa sucia tras la privatización de la lavandería en las Residencias de Mayores

Javier DiazEl sindicato Comisiones Obreras denunciairregularidades en la lavandería del Servicio Regional de Bienestar Social (SRBS), en manos de FLISA desde hace dos meses. Esta empresa es además la concesionaria de la Lavandería Central Hospitalaria tras su privatización, una maniobra de la Consejería de Sanidad que provocó un conflicto laboral que se tradujo en 42 días de huelga.

Según CCOO el servicio de lavandería de los centros adscritos al SRBS (Residencias de Personas Mayores, Centros Ocupacionales y Centros de Atención a Personas con Discapacidad) se ha deteriorado tras la privatización. «La ropa llega sucia, rota, deteriorada, no llega planchada, incumplen los horarios previstos, por lo que hay que esperar a que lleguen las ropas para poder a hacer las camas», ha comentado a la Cadena SER Javier Díaz, Secretario General del Sector de la Administración Autonómia de CCOO Madrid. Según Díaz, FLISA, que cobra la ropa lavada al peso, la devolvería húmeda para poder obetener mayores beneficios.

Para el sindicato, la privatización, lejos de suponer un ahorro, ha provocado unaumento en el gasto. «No está solucionando nada. El coste al erario público es mayor porque la Comunidad de Madrid ha invertido en calandras, en máquinas, que ahora están paradas«, ha añadido Díaz. CCOO exige una vuelta al modelo anterior o, en su caso, mayores controles para asegurar la calidad del servicio.

Por su parte, desde FLISA han comunicado que el servicio se presta «cada día mejor»«sin quejas importantes por parte de Bienestar Social».

Leer noticia.