La teleasistencia y la telemonitorización permitirán reducir los presupuestos sanitarios y sociales al reducir el uso de la atención primaria y especializada

JornadaLaSaletaVI 24-6-14El Secretario Autonómico de la Conselleria Bienestar Social recuerda que ya hay 39.000 prestaciones de Teleasistencia con financiación pública en la Comunidad Valenciana.

Más de 300 profesionales socio-sanitarios participan en la VI edición de las jornadas La Saleta Innova, que ha acogido la presentación de La Saleta Tunstall.

La extensión de los servicios de teleasistencia* y telemonitorización** permitirá la racionalizar los presupuestos sanitarios y sociales al reducir el uso de la atención primaria y especializada, según han señalado los expertos sociosanitarios reunidos hoy en la VI edición de las jornadas La Saleta Innova, celebradas en la Ciudad Politécnica de la Innovación de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV).

Este encuentro, en el que han participado cerca de 300 profesionales socio-sanitarios de la Comunidad Valenciana, ha abordado los beneficios de la implantación tecnológica en la atención sociosanitaria, tanto en lo relativo al gasto público y a la inversión privada necesaria, como en el incremento de la calidad de vida de los usuarios que reciben estas prestaciones en su propio hogar, pero también en los recursos complementarios y residenciales que requieren aquellos ciudadanos aquejados de enfermedades crónicas o con un grado de dependencia severo.

En la inauguración de este encuentro, el Secretario Autonómico de la Conselleria Bienestar Social, Manuel Escolano, ha señalado que la implantación de estos servicios tecnológicos puede aportar notables ventajas para la gestión de los ciudadanos que requieran prestaciones sociosanitarias, tal y como se recoge en el nuevo marco de atención que prepara el Gobierno Central. Y, en este sentido, Escolano ha recordado que ya hay cerca de 39.000 valencianos que ya reciben esta prestación mediante servicios financiados por la administración pública.

No obstante, el Secretario Autonómico ha incidido en la necesidad de una política preventiva para la atención temprana, en la que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) serán una herramienta básica. De ahí que sea de vital importancia que compañías líderes en su sector como el Grupo La Saleta Geroresidencias y la británica Tunstall Healthcare aúnen esfuerzos y capacidades para potenciar la presencia de estos servicios en nuestro país, según ha manifestado Escolano, en referencia a la alianza que ha dado origen a La Saleta Tuntall.

Nuevo horizonte sanitario valenciano

Esta nueva compañía, que integra al líder mundial en la fabricación de equipos, desarrollo de software y prestación de servicios de teleasistencia y telemonitorización, con 3,6 millones de usuarios en 50 países; y al Grupo La Saleta impulsor del modelo de atención sociosanitario centrado en la persona, iniciará sus operaciones en la  Comunidad Valenciana como espacio pionero para su nuevo modelo operativo en el sector de la tecnología sociosanitaria.

Este modelo de atención centrado en la persona implantado en la Comunidad Valenciana se ha concebido para potenciar la dignidad de la persona, sin recurrir a las sujeciones físicas o farmacológicas, y haciendo participe al usuario de todas las actividades y terapias como parte una experiencia vital plena, por lo que es una excelente plataforma para desarrollar I+D orientado a mejorar la prestación y resultados de los servicios de teleasistencia y telemonitorización con implicación del usuario y de los cuidadores profesionales.

Este nuevo operador mixto se orientará a implantar y analizar el impacto de la TICs en el espacio socio-sanitario y abordar las posibilidades para la renovación y modernización de los procesos asistenciales, así como los mecanismos de comunicación y seguimiento, mediante experiencias piloto como la telemonitorización de centros sociosanitarios pertenecientes al Grupo La Saleta, cuyos resultados será validados por la Facultad de Enfermería y el Departamento de Economía Aplicada de la Facultad de Económicas de la Universitat de València (UV-EG), tal y como ha avanzado la Directora General Grupo La Saleta Geroresidencias, Ana Mª García Rubio.

Y, todo ello, siempre en el marco de políticas de actuación del modelo de atención centrado en la persona, en el que ya están integrados más de 2.200 personas en situación de dependencia en la Comunidad Valenciana y que da empleo a 1.200 profesionales sanitarios y asistenciales, pero que, sobre todo, lucha por el bienestar de los usuarios de los servicios socio-sanitarios, como lo atestigua e hecho de que La Saleta es la única organización española -y una de las pocas de Europa- que trabaja sin sujeciones físicas.

Racionalizar el gasto público

Por otra parte, la Directora Comunicación de Televida, Beatriz Rodríguez ha explicado que en España el 17% de la población tienen más de 65 años, lo que representa en torno a 8,1 millones de ciudadanos, de los casi 2 millones viven solos. El impacto económico de esta población en los presupuestos de Sanidad y Bienestar Social será exponencial en la próxima década, por lo que la implantación de la Teleasistencia es una de las posibles herramientas para reducir ese impacto económico, sin reducir la calidad de atención del seguimiento de estos usuarios.

A modo de ejemplo, Rodríguez ha explicado que este tipo de servicios permiten que mediante una Unidad de Control Remoto (UCR) a modo de colgante o pulsera, un usuario pueda estar en contacto 24/7, así como tener a un equipo profesional que permanentemente establezca contactos para evaluar estado de ánimo, recordatorios de medicación, contactos de control o dar una asistencia a cualquier emergencia sociosanitaria que surja.

Y, además, el impacto económico es mucho menor que cualquier otro de los recursos que actualmente están en el catálogo disponible. Así, por ejemplo, un servicio de teleasistencia se establece en unos 20 o 25€ mensuales, frente a servicios como la Ayuda a Domicilio (SAD) ascenderían a más de 300€ mensuales; un Centro de Día, entre 800 y 900€ mensuales de media; o servicios residenciales básicos que partirían de los 1.600€ hasta otro tipo de servicios hospitalarios que superarían los 3.000€/mensuales.

Del mismo modo, la Directora Comunicación de Televida ha recordado que la situación que se vive en España es muy similar a la de otros países del entorno europeo, como el Reino Unido, dónde ya se están tomando medidas orientadas a la implantación de las TIC’s, especialmente ante las previsiones que determinan que en 2017 se alcanzará un punto de inflexión en el que el número de personas mayores que necesiten atención será superior al de miembros de la familia en edad de trabajar.

La inversión pública de la sanidad británica se ha orientado a este sector, con el objetivo de garantizar el bienestar del usuario y su permanencia en el entorno familiar y/o su domicilio siempre que sea posible mediante tecnologías como la telemonitorización o la teleasistencia.

*Qué es la teleasistencia

El servicio de teleasistencia se presta a través de la línea telefónica, durante 24 horas al día los 365 días del año, con un centro receptor atendido por personal específicamente cualificado, capaz de atender las demandas o movilizar los recursos necesarios en caso de emergencias sociales o sanitarias. Esta comunicación se hace posible con sólo apretar el botón de la Unidad de Control Remoto (UCR) que las personas usuarias llevan siempre consigo a modo de colgante o pulsera, y permite desde recordatorios de medicación, contactos de control o asistencia a emergencias, entre otras posibilidades.

** Qué es la telemonitorización

Es un sistema de atención mediante terminales instalados en el domicilio del paciente o en centros de día, asociaciones de vecinos, farmacias o centros residenciales que comunican con un centro de atención. Éste gestiona las demandas, integra la información clasificándola dentro de un perfil como parámetros normales o anormales y, mediante protocolos preestablecidos, informa al equipo sanitario (enfermería o médico) del sistema de salud correspondiente, sobre el estado o evolución del usuario telemonitorizado.