AERTE propone medidas para el desbloqueo de las plazas concertadas de personas mayores

Aerte– Entre las medidas se planeta una reunión de urgencia entre todos los agentes del sector para establecer las bases de un nuevo modelo de concertación de plazas. Por otra parte, propone que hasta que se ponga en marcha dicho sistema se permita a las personas dependientes que obtengan una plaza concertada, la libre elección de centro entre todos los acreditados.

– Otra sentencia del TSJCV conocida ayer, también declara ilegal la exclusividad de las plazas concertadas de accesibilidad del segundo tercio y rechaza la responsabilidad patrimonial de la Generalitat por supuesto incumplimiento del contrato

Ante la decisión tomada por la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat Valenciana de paralizar los nuevos expedientes de ingreso de usuarios en las plazas que integraban el segundo tercio de accesibilidad social, la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunidad Valenciana (AERTE), propone una serie de medidas para reconducir la situación actual garantizando al mismo tiempo el máximo respeto por las personas atendidas en los centros y el cumplimiento de los extremos recogidos en la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) del pasado trece de enero, que declaraba ilegal la exclusividad de las plazas concertadas de accesibilidad del segundo tercio.

Esta decisión de la Conselleria, coincide además con otra sentencia del TSJCV, la número 13-2016 conocida ayer, que reafirma la interpretación de que la exclusividad de plazas sólo afectaba al tercio del contrato original y rechaza la responsabilidad patrimonial de la Generalitat por supuesto incumplimiento del contrato.

 

Las propuestas son:

  1. La asociación más representativa del sector de atención a la dependencia propone, como siempre ha defendido desde hace varios años y con el fin de no perjudicar los derechos de los dependientes, que todas las personas que se encuentren en un centro de accesibilidad social, conforme a la derivación de plazas del segundo tercio declarado contrario a derecho, permanezcan en los centros en los que se encuentren en la actualidad.

En los centros de AERTE se ha vivido de primera mano el trastorno y los inconvenientes que supone para una persona mayor que ya se encuentra adaptada al entorno de una residencia el traslado a otra, como ha ocurrido en tantas ocasiones cuando personas han sido enviadas de forma obligada, para no perder el derecho a una plaza pública, a las plazas concertadas irregulares de accesibilidad social, por lo que desea que no se vean afectadas de ninguna manera.

No obstante, en el caso de que una persona que se encuentre en esos centros solicite de manera voluntaria el cambio, este se debería llevar a cabo. Así se podrá poner solución a los casos en los que las personas se han tenido que alejar de su entorno por la que la resolución les obligaba a ello.

  1. AERTE ha solicitado a la Conselleria que se convoque inmediatamente una reunión de urgencia a las entidades representativas del sector para establecer las bases de un nuevo proceso de concertación que regularice esta situación y permita poner al servicio de la Ley de Dependencia todos los centros acreditados para ello en la Comunidad Valenciana, donde sea el usuario el que decida en qué centro quiere ser atendido.
  2.  Además, AERTE propone que hasta que se ponga en marcha dicho proceso, y mediante el procedimiento de urgencia, se permita a los dependientes que obtengan una plaza concertada, la libre elección de la misma entre todos los centros acreditados en dependencia para evitar que alguna persona que lo necesite no sea atendida lo que provocaría el colapso del sistema y la desatención de las personas.
  3.  Por otra parte, AERTE desea que se aclare cómo se van a solucionar los expedientes que estén pendientes de resolución y que ya no podrían ser atendidos en residencias de accesibilidad en base al segundo tercio. No tendría mucho sentido respetar la situación de una persona que se encuentra en un centro de accesibilidad, y si permitir el traslado de las personas que están esperando la concesión de una plaza pública en otra residencia, con el consiguiente trastorno y molestias al usuario. Hoy en día, casi todas las personas pendientes de la resolución para ingresar en una plaza pública o concertada están siendo atendidas, y se encuentran perfectamente integradas, en alguna de las residencias que forman parte de la red de centros acreditados por la propia Conselleria. En esos casos, la resolución debería permitir que permaneciese en el centro en el que ya estuviera siendo atendido.