Expertos recomiendan la fisioterapia para prevenir la fragilidad y la discapacidad en los mayores

fisioterapia

El Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía celebra este fin de semana en Granada un seminario sobre la prescripción de ejercicios terapéuticos para el adulto mayor frágil.

En el año 2050 habrá en España 16.394.839 de personas mayores, lo que representará el 30,8 por ciento de la población. En Granada, actualmente sólo el 17,15 por ciento de la ciudadanía son personas mayores, lo que se traduce en un total de 156.986 mayores. Para 2050, este sector de la sociedad incrementará hasta alcanzar unas 318.000 personas.

Dentro de este sector poblacional se encuentra un subgrupo denominado personas mayores frágiles. Esta fragilidad es un estado que antecede a la discapacidad, vinculada al fenómeno biológico del envejecimiento a través de una pérdida de la reserva funcional fisiológica que origina una vulnerabilidad a determinadas circunstancias.

Mejorar la calidad de vida de los mayores frágiles pasa, en gran medida según los expertos, por la prevención y la identificación precoz.

«Teniendo identificados de forma precoz a los mayores con el síndrome de fragilidad, se podría establecer intervenciones efectivas para prevenir y/o retrasar la aparición de discapacidad y dependencia, y esto constituye un reto y una prioridad vital», afirma el profesor Alejandro Galán-Mercant, del departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad de Jaén y miembro colaborador del Grupo de Investigación ‘Clinimetría en Fisioterapia’ del Instituto de Biomedicina de Málaga (Ibima).

Este fin de semana ofrecerá el seminario ‘Prescripción e indicación de ejercicio terapéutico multifactorial del adulto mayor frágil’, organizado por el Grupo Provincial del Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía.

En este sentido, los programas de ejercicio terapéutico, y particularmente el entrenamiento de la fuerza, constituyen las intervenciones más eficaces para retrasar la discapacidad y otros eventos adversos.

Además, los efectos del ejercicio son potencialmente similares a los que puedan producir los medicamentos o incluso más sin apenas efectos adversos para la prevención de la enfermedad cardiovascular, la reducción del riesgo de mortalidad, prevención de la diabetes, obesidad, etc.

CAÍDAS

A partir de los sesenta años, la pérdida de masa muscular se acelera, lo que provoca un deterioro en la fuerza y la capacidad funcional, en la resistencia cardiovascular y en el equilibrio.

Este deterioro físico aumenta el riesgo de sufrir caídas y una pérdida de la independencia, reduciendo la calidad de vida de los mayores.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), anualmente mueren en todo el mundo unas 646.000 personas debido a caídas, siendo los mayores de 65 años quienes sufren más accidentes mortales.

También es este grupo de población el que sufre más lesiones moderadas o graves, tales como hematomas, fracturas de cadera o traumatismos craneoencefálicos.

«La magnitud del riesgo se debe en parte a los trastornos físicos, sensoriales y cognitivos relacionados con el envejecimiento», afirma Galán-Mercant. La fisioterapia preventiva en las personas mayores se hace fundamental a juicio de los expertos para prevenir trastornos del movimiento.

Fuente: 20 minutos