Pamplona se manifiesta reclamando un sistema de pensiones propio

Pamplona_pensionesCientos de personas se manifestaron el lunes en Pamplona para reivindicar un sistema de pensiones público y propio en Navarra, así como una pensión mínima de 1.080 euros con ajuste del IPC.

La movilización, convocada por los colectivos Pentsionistak Martxan y Sasoia, partió pasadas las 12.00 horas desde la plaza del Ayuntamiento y discurrió por las calles del Casco Viejo hasta regresar al punto inicial.

Allí, los organizadores leyeron un comunicado en el que señalaron el “importante deterioro de las condiciones de vida de las personas pensionistas”, en referencia a la Ley de Dependencia, el copago sanitario o las reformas del sistema de pensiones llevadas a cabo por el Gobierno en 2011 y 2013, que “están hundiendo el actual sistema público estatal”.

El representante de Sasoia, Sebastián Rosino, destacó que con estas medidas, dentro de unos años la pensión pública será del 50% del último salario en activo, por lo que “no se puede defender el futuro de las pensiones sin exigir la derogación de esas reformas”.

Cada día, apuntó el manifiesto, se hace “más necesario un cambio social, económico y de gestión”, para poner fin a la situación actual. Por este motivo, los pensionistas reclamaron un Sistema de Seguridad y Protección Social propio, “que surja de nuestras decisiones y que tenga capacidad normativa en materia de ingresos, gastos y reparto de la riqueza generada en nuestro territorio”.

Así, el escrito hizo un llamamiento al Gobierno de Navarra, y le instó a “dar pasos que acerquen” el cambio y lo hagan “viable”, con la creación de un organismo propio que posibilite una pensión mínima de 1.080 euros mensuales y un IPC garantizado en todas las pensiones. “Seguir atados a la caja única nos condena a la más absoluta de las pobrezas”, sentenció.

En este sentido, Rosino recordó que las “pocas” mejoras de las pensiones se han conseguido en Navarra, “por lo que se demuestra que si la gestión se hiciese aquí sería mucho más eficaz”.

Además, el representante de Sasoia pidió al Ejecutivo foral que “se haga justicia a los 82.753 pensionistas (el 61,67%) que en Navarra cobran menos de 1.100 euros, de los que 49.193 (36,66%) no llega a los 650 euros”, además de la necesidad de disminuir la brecha salarial, también presente en el pago de pensiones: “También entre las personas pensionistas las mujeres sufren una fuerte discriminación por el hecho de serlo”, destacó.

REPARTO DESIGUAL

Por último, Rosino criticó el factor de sostenibilidad que quiere ligar el aumento de las pensiones a la esperanza de vida, que calificó de “barbaridad” porque es un “estudio estadístico”. Así, recalcó que “si hay más gente habrá que destinar más porcentaje de la riqueza a esas pensiones, no repartir el mismo dinero entre más gente”.

Durante el transcurso de la manifestación, los jubilados mostraron numerosos carteles y pancartas y otros símbolos irónicos, como un chorizo, al tiempo que corearon diversos lemas reivindicativos como Aquí cotizamos, aquí gestionamosNo falta dinero, sobran ladrones, o Pensiones privadas, personas estafadas.

Por su parte, a la marcha acudieron algunos representantes políticos como Bakartxo Ruiz y Asun Fernández de Garaialde, de EH Bildu, así como representantes de colectivos que apoyaron la convocatoria, como los sindicatos LAB y ELA y la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria.

Fuente: noticias de Navarra