Aerte combate el intrusismo por los perjuicios para los dependientes

Aerte, Asociación Empresarial de Servicios a Personas en Situación de Dependencia, entidad que representa el 80% del sector de la dependencia con más de 150 empresas asociadas y 12.000 trabajadores, ha detectado la presencia de empresas que están prestando el servicio de ayuda a domicilio en varios municipios de la Comunidad Valenciana fuera de la legalidad vigente, con el peligro que implica la falta de garantías en su relación profesional con enfermos, miembros de uno de los colectivos socialmente más sensibles.

Para Aerte, el hecho de que determinadas empresas que muestran un total desprecio hacia las normas existentes – y con ello, hacia la salud y el bienestar de los propios dependientes – estén prestando servicios fuera de la legalidad va más allá de la competencia desleal, poniendo en serio peligro la atención y los adecuados cuidados de los dependientes, con las graves responsabilidades que de ello pudieran derivarse para las instituciones que los contraten, en caso de suceder algún tipo de problema.

En esta línea, la patronal valenciana de la dependencia ha instado a los municipios de la Comunidad Valenciana a realizar un seguimiento del servicio prestado a los dependientes en sus municipios, ante la necesidad de confirmar que ninguna de estas empresas puede estar prestando servicio y poniendo en riesgo la salud de los Dependientes que reciben el servicio. El servicio de ayuda a domicilio es un modelo de asistencia orientado a las personas y familias que presentan problemas para la realización de las actividades elementales de la vida diaria, proporcionándoles atención directa en el propio hogar mediante intervenciones que favorezcan su permanencia e integración en su entorno habitual.

Por ello, manifiesta Aerte, resulta inconcebible que empresas sin las garantías profesionales que exige la ley estén prestando un servicio necesario para que las personas dependientes puedan sobrellevar su día a día, pues se trata de personas con un grado de enfermedad cuyo tratamiento y cuidados exige de unos requisitos profesionales que determina la ley, que en estas empresas no están cumpliendo. También ha solicitado realizar un seguimiento de aquellas empresas en situación ilegal que puedan presentarse a los concursos, instándoles a recabar toda la información necesaria que justifique que la prestación de este servicio se realiza con arreglo a la legalidad vigente y especialmente, con la autorización adecuada para prestar dicho servicio.

Hoy día, existe un elevado número de dependientes en el marco de la Comunidad Valenciana. Personas que necesitan ayuda para llevar a cabo las funciones más básicas y esenciales del día a día, desde levantarse, asearse, vestirse o alimentarse, como para tratamientos más complejos que empresas ilegales y sin ningún tipo de autorización no deben desempeñar, pues lo contrario pone en riesgo la salud del dependiente, primer y último compromiso de Aerte.

Leer noticia.