«

»

nov 05

Pantallas inteligentes para que las personas mayores no se olviden de sus tareas

Pin It

sant_vicencSant Vicenç dels Horts ensaya una prueba piloto con unos dispositivos con mensajes personalizados que buscan mejorar la calidad de vida y paliar la soledad.

“Señora María, recuerde que se debe tomar la medicación después de comer”; “ Manuel, acuérdese que debe cerrar el gas después de cocinar”; “Jordi, le informo que a las 11 tiene visita en el médico”. Son tres ejemplos, arbitrarios pero que podrían ser reales, de los mensajes que recibirán las personas de la tercera edad que viven solas de Sant Vicenç dels Horts. Los emitirán unas nuevas pantallas inteligentes en las que saldrán los mismos trabajadores sociales que atienden en persona a los usuarios del servicio de atención domiciliaria de esta población del Baix Llobregat.

La innovadora iniciativa arrancará durante las próximas semanas en una fase piloto impulsada por el Ayuntamiento, la Associació Benestar y Desenvolupament (ABD) y la empresa Bismart, que ha fabricado los aparatos y ha ayudado en el proceso de desarrollo técnico. De momento no hay coste para las arcas municipales. Los test se llevarán a cabo durante tres meses en cinco viviendas. Si los resultados son positivos, el proyecto tendrá continuidad.

Esta innovadora iniciativa arrancará durante las próximas semanas en una fase piloto

“El dispositivo aporta valor añadido por su sencillez y su carácter preventivo”, sostiene a La Vanguardia la directora de la Unidad Operativa Sociosanitaria de ABD, Pilar Rodríguez. “Las nuevas tecnologías pueden ser unas grandes aliadas, pero m uchas veces la gente mayor se ve afectada por la brecha digital y no las saben manejar”, reconoce. “A veces se idean aplicaciones pera teléfonos móviles que los abuelos no entienden”, ejemplifica.

Pero el aparato, apodado Eldcare Friendly Remember, n o necesita interacción por parte de las personas mayores. Ellos simplemente reciben los recordatorios. “No deben ni cargar la pantalla, que va enchufada a la corriente, ni tocar ningún botón”, explica Rodríguez. “Les recordamos las visitas al médico, que deben beber más agua en verano para hidratarse o que habían quedado con alguna persona”, describe.

Personalizamos los mensajes en función de las necesidades de cada persona, también nos adaptamos a sus hábitos, es decir, los vídeos salen cuando ellos están en casa y el dispositivo se instala en la parte de la vivienda que ellos frecuentan más”, cuenta la representante de esta asociación. “No es intrusivo, se respeta la intimidad de cada persona”, remarca. Los mensajes son grabados por los mismos trabajadores sociales que los atienden en persona. “Así nos ganamos su confianza”, argumenta Pilar Rodríguez. Los dispositivos tienen el tamaño de una tablet.

“El proyecto encaja perfectamente con nuestra preocupación por mejorar la calidad de vida de las personas mayores y luchar contra el sentimiento de soledad no deseada”, afirma a este diario la alcaldesa de Sant Vicenç dels Horts, Maite Aymerich. “Nos ayudará a prevenir situaciones problemáticas”, agrega. La alcaldesa pone como ejemplo el caso de un abuelo que ha requerido la intervención de los bomberos en tres ocasiones por despistes. “El objetivo principal es proporcionar el apoyo necesario a los usuarios de especial vulnerabilidad de los servicios sociales para que tengan más bienestar social y calidad de vida, así como actuar de forma preventiva para evitar situaciones de riesgo y urgencias”, enfatiza Aymerich.

“Si todo va bien y los resultados de la fase piloto son satisfactorios, el Ayuntamiento está dispuesto a incorporar el sistema a nuestro servicio, haríamos todo lo posible a nivel financiero, creemos que es una herramienta del todo necesaria”, desvela la primera edil de Sant Vicenç dels Horts.

“Estamos todos muy ilusionados con el proyecto”, añade la portavoz de ABD. “Haremos un análisis cualitativo de la prueba piloto”, resuelve. “Es necesario un cambio cultural en los servicios sociales y que se ponga la mirada en una intervención social más preventiva orientada a acciones de detección y reducción de factores de riesgo, así como una cultura basada en los derechos”, argumenta Pilar Rodríguez.

Estudio sobre la soledad no deseada

Por otro lado, ABD y los servicios sociales del Ayuntamiento de Sant Vicenç están haciendo un estudio sobre el sentimiento soledad no deseada. Aquellas personas que, por algún motivo u otro, viven sin compañía cuando desearían estar acompañados. “Se escogerán 100 personas mayores que vivan solas y sin atención domiciliaria para poder ver qué actuaciones se pueden llevar a cabo para combatir esta soledad”, señalan fuentes municipales.

Otra de las acciones que están llevando a cabo entre esta asociación y el Consistorio consiste en una serie de espacios de diálogo dirigidos a los jóvenes de entre 7 y 21 años. La iniciativa, apodada ¿Hacemos un buen trato?, consiste en “talleres en las escuelas en los cuales se sensibilizaran a los jóvenes de la importancia de respetar a las personas que envejezcan”.

Fuente: La Vanguardia