Vitoria teje una red social de apoyo a las personas mayores que viven solas

cuidar mayoresEl objetivo es prevenir peligros como el de abuelos que se caen en su domicilio y no reciben ayuda en varios días.

Pedro es un vitoriano de 81 años, viudo, que reside solo en su domicilio de Siervas de Jesús. Una noche, al ir a la cama se siente mal, se marea, tropieza, se cae al suelo y ahí se queda, tirado, hasta que al día siguiente su nieta va hacerle una visita y se lo encuentra con moratones en la cara y medio aturdido. Rápidamente llama a la ambulancia, que lo traslada a Urgencias. Rotura de cadera y contusiones varias. Sin embargo, el desenlace podría haber sido peor. Es sólo un ejemplo de situaciones que ocurren a diario, constatan desde servicios sociales, hospitales y Policía Local. También en Vitoria porque, a pesar de la extensa red de apoyo social que tiene la ciudad, todavía hay abuelos que nunca se han beneficiado de servicios como la telealarma, ayuda a domicilio, comida a domicilio… bien porque hasta ahora no los han necesitado, bien porque los desconocen, bien porque mantienen su independencia. Hasta hoy pero, ¿y mañana?

Para adelantarse a esta situación y prevenir males mayores, el Ayuntamiento, en colaboración con asociaciones, parroquias, servicios sociales, centros de mayores y vecinos en general ha decidido tejer una red de apoyo a estas 1.240 personas mayores de 75 años que viven solas y que no se benefician de ninguna de las prestaciones que Ayuntamiento, Diputación o Gobierno Vasco ponen a su disposición, para que no se sientan olvidadas y desatendidas porque “la soledad es uno de los grandes enemigos de los mayores, por su propia tendencia a aislarse y refugiarse en el pasado y en sus recuerdos”, apunta el concejal de Políticas Sociales, Peio López de Munain. Y, sin embargo, el aislamiento, tanto físico como mental, puede provocar situaciones de vulnerabilidad e incluso de exclusión”, insiste. La campaña que ahora se inicia tiene como fin, por una parte, informar a todos los gasteiztarras mayores de 75 años que viven solos de todos los servicios a los que pueden acceder, y por otra, sensibilizar a la ciudadanía en general para que si conocen a personas en situación de riesgo puedan comunicarlo a las instituciones, para poder dar una respuesta adecuada. Como primer paso, el Ayuntamiento ha enviado toda esta información por carta a los domicilios de estas 1.240 personas mayores de 75 años que residen solas, según el censo. Y, aunque la campaña ha empezado hace solo unas semanas, hay ancianos que ya han respondido. En algunos casos para solicitar el servicio de acompañamiento que, en colaboración con Cruz Roja, ofrece el Ayuntamiento y que consiste, básicamente, en que voluntarios de la organización acuden al domicilio de los mayores y les acompañan a los servicios sociales de base si consideran que deben de ser atendidos. En unas ocasiones se trata de un acompañamiento puntual, pero en otras, se convierte en un seguimiento periódico. En esta segunda fase de la campaña es en la que los voluntarios de Cruz Roja visitarán a los ancianos de Vitoria que viven solos y a los que previamente por carta ya se les ha ofrecido la posibilidad de recibir estas visitas con el objetivo de evaluar su situación.

Además, y de cara a la opinión pública, el Ayuntamiento publicitará el programa en los autobuses urbanos a partir del día 21. También va a abrir un enlace en la web municipal con toda la información y dar a conocer la campaña a través de los medios de comunicación y en los barrios, sobre todo, en aquellos lugares a los que habitualmente acuden las personas mayores.

Apunta López de Munain que, en ocasiones, esta “lucha contra la soledad” la vienen haciendo las personas mayores entre ellas. En una visita al centro sociocultural de Zaramaga, los propios usuarios le contaron que si, por ejemplo, un compañero o compañera de cartas, que todos los días acude a echar la partida, de buenas a primeras deja de ir, le llaman por teléfono o acuden a su domicilio para interesarse y ver si necesita algo. “Se organizan entre ellos, y no está mal, pero Vitoria dispone de una amplia red de recursos para darles cobertura ante cualquier necesidad, que tienen que conocer”, recuerda López de Munain.

LOS NÚMEROS

PERSONAS MAYORES SOLAS. Son las que viven en Vitoria, según los datos del censo. A todas ellas, el Ayuntamiento les ha enviado una carta para ofrecerles la posibilidad de recibir una visita de voluntarios de Cruz Roja que les pueden acompañar a los servicios sociales para ver si necesitan alguna de las prestaciones que Vitoria ofrece: telealarma, ayuda a domicilio etc. Junto con la carta se les ha remitido un folleto explicativo con todos los programas sociales y recursos para mayores de los que dispone la ciudad.

AÑOS. Esta campaña va dirigida a personas mayores de 75 años. No obstante, si hay ancianos solos en situación de vulnerabilidad o riesgo, que necesitan apoyo social, se les atenderá igualmente independientemente de la edad, explica el concejal de Políticas Sociales, Peio López de Munain.

Canales de contacto. Habilitados para que las personas mayores o sus allegados sepan a dónde acudir en caso de necesidad: teléfono de información municipal 010; oficinas de atención ciudadana y servicios sociales de base (945 16 11 00); servicio municipal de urgencias sociales (945 13 44 44) y enlace en la página web municipal disponible desde ayer. Además, la campaña se publicitará a partir de la segunda quincena de este mes en medios de comunicación y autobuses urbanos.

Fuente: noticias de Álava